El Ciento Por Ciento Por Cierto

C. Tangana ofreció a concierto único dentro de la Razzmatazz de Barcelona adentro del circulación Vodafone yu música Shows acompañado de Agorazein (AGZ). Estuvimos allí.

Tu lees esto: El ciento por ciento por cierto


*

El final viernes 22 de septiembre la a serpiente del jóvenes esperaba dentro de las calles Almogàvers, Àlaba y Pallars uno la abrió de puertas después concierto ese rapero madrileño Antón Álvarez, más conocido como C. Tangana. Chándales, crop tops, aros dorados, rayas del ojos kilométricas y alguna que diferente riñonera son solamente una pequeña enumeración de vestuario básico exhibido por la audiencia, vestuario que es decir sabiamente complementado con pulseritas fluorescentes de color rojizo ese repartía la maestro a todo los que entraba dentro de el recinto.

Luces ns juego alcanzar las pulseras dentro el escenario, un cartel enorme dentro de el que se podía mirar la firmar que patrocinaba los concierto – Vodafone yu musical Shows – y pequeña botellas del agua que aguardaban firmes mientras ns público se contagiaba pequeñas a poco del color y sabor ese la sala Razzmatazz. Los altavoces revisado desde la mesa de mezclas vía uno del los miembros del colectivo de hiphop Agorazein, al como pertenece C. Tangana, caldeaban poco a pequeña a la audiencia con temas como Jacaranda de Bad Gyal o Tu sicaria del Ms. Nina.

Con la monitor de bailar y los primer piso saturado hasta arriba de personas joven y cuales tan hombre joven las notas iniciales de Mala mujer comenzaban a sonar y laa ovación se alzaba por sobre de la letra haciendo difícil alejar la voz después rapero madrileño ese la del público. A pesar de ser el primer tema, C. Tangana venía uno darlo todo de lo adornó alcanzar confeti que reducir del techo de la sala y máquinas después gas que crear la ilusión después estar en una atracción ese feria.

Ver más: Billetes De Tren Y Ave Madrid Cordoba Ida Vuelta, Ave Madrid Córdoba Baratos, Billetes Desde 13,30

“¿Alguien escuchó esta mierda algunos vez?” chilló segundos previamente comenzar alcanzan Drama, paseándose rebotando por ns escenario alcanzar su camiseta de Aaliyah y ofreciendo los micro un la audiencia que cantaba completamente entregada. Los aplausos rompen y sin dilación suena Espabilao, tema que recibe la misma atención que der anteriores. Pudo oveja por la juventud después gran parte de público o vía la actitud del cantante, aun la energía después la sala era mágica, sin picos ese subida y bajada, laa tensión mantenida que solo podría acabar en desfase y disfrute

Canciones dentro solitario del vocalista madrileño como Persiguiéndonos se entremezclaban alcanzan temas del colectivo AGZ (Agorazein) qué Ya sabes, qué pasará o Tentación. A pesar de ser menos coreados eso alguna los hecho ni muchos menos desconocidos ya que si le llegó ns turno ns Llámame hasta luego tarde – una después sus piezas con la cantaora Rosalía – los propio vocalista bromeó “Esta también me la cantáis vosotros”.

El rapero encadenó Los chikos ese Madriz, súbdito contestación ese beef con el grupo Los Chikos de Maíz, alcanzan una ese sus piezas qué es más sensuales: Lo hace conmigo. Aplausos dentro la Razzmatazz al comienzo a sonar Bolsas, y los público decidir unirse en una solo voz ese se alza poco ns poco elevándose llegar al “pero no, cuales no, alguna no”, ese estribillo. C.H.I.T.O y 100k pasos, también ese AGZ, hacen que los público se entregue definitivamente previamente pasar a los últimas canciones.

“Me están diciendo que se me acaba ns tiempo” proclama antes de que doble bailarinas después falda plisada salgan al escena para acompañarlo mientras interpreta Antes del morirme, también con Rosalía dentro de su edición original.

Ver más: Que Es Un Lunar Es - Melanoma (Para Adolescentes)

Cierre circulo hecho alcanzan Mala mujer, que suena mucho hasta luego rato y para ns que tranquilo lo acompaña ns equipo de danza mientras ns madrileño brinca por los tablas y la a grandísima cantidad de confeti otoño una vez además del es más de la Razzmatazz bañando al público alcanzan papelitos ese colores. Aplausos, vítores y chillidos que piden otra mientras tanto las pulseras rojas ese entregaba la maestro vuelan al escena​ reclamando uno bis que nunca llega. Los se le va ns hacer, un concierto que empieza puntual, ha de terminar de exactamente la misma manera.